Avena para adelgazar

Avena para adelgazar. ¡Como lo oyes! Uno de los cereales más saludables desde todo punto de vista, y uno de los más antiguos y conocidos puede ayudarte a llegar a esa figura ideal.

avena para adelgazar

Es uno de los cereales que contiene una mayor cantidad de vitaminas y minerales, además de contener una gran cantidad de fibra, lo que hace que la avena para adelgazar sea un excelente aliado.

Beneficios de la avena

-Disminuye los niveles de azúcar en la sangre, lo que la hace ideal para personas diabéticas o con problemas de insulina.
-Debido a que contiene carbohidratos de absorción lenta, genera un efecto de saciedad que puede ser de gran ayuda a la hora de utilizar el salvado de avena para adelgazar.
-Mejora la memoria, reduce los niveles de estrés, mejora el insomnio y mejora igualmente el tránsito intestinal, disminuyendo notablemente el estreñimiento.
-Reduce los niveles de colesterol en la sangre gracias a que contiene betaglucanos, un componente que absorbe el colesterol presente en la sangre que luego será eliminado de manera natural.

Cómo utilizar la avena para adelgazar

Existen diferentes maneras en las que puedes usar la avena para bajar de peso
Una de las más comunes es preparar el agua de avena, que consiste simplemente en tomar 1 taza de avena y 3 litros de agua y mezclarlo todo junto en la licuadora. Puedes usar el salvado de avena natural o mezclas instantáneas como la de Quaker, tienen las mismas propiedades.
reducir con avena

Luego hierve la mezcla resultante durante  unos 5-8 minutos y déjala reposar hasta que se enfríe.
Si no te gustan las hojuelas, puedes colar la preparación e ir tomando durante el día el líquido, pero lo más recomendable para que aproveches al máximo todos los beneficios de la avena, es tomarla sin colar.
Puedes guardarla en la nevera durante una semana y puedes ir tomando el agua durante el día o reducir la cantidad a dos vasos diarios.
Notarás como se va regulando tu actividad intestinal y cómo disminuyen tus niveles de ansiedad entre comidas, gracias a su efecto saciante.
También puedes prepararla sin necesidad de hervirla si la prefieres menos espesa: simplemente deja la avena remojando toda la noche en el agua, licua todo al día siguiente y tómala de la misma forma.

También puedes incluirla de manera mucho más activa en tu dieta en las diferentes comidas o meriendas del día. Aquí te mostramos un ejemplo de menú:

-Desayuno: 2 Rodajas de piña, 1 té sin azúcar y 1 taza de yogur con 3 cdas de avena en hojuelas.

-Merienda: 1 fruta de tu preferencia y un té sin azúcar.

-Almuerzo: 1 plato de ensalada de rúcula, pepino y lechuga, acompañado de 1 ración de fruta fresca  y 1 taza de agua con 3 cdas de avena.

-Merienda: Frutas de tu preferencia.

-Cena: 1 Plato de acelgas hervidas con un poco de aceite de oliva, 1 porción de pollo a la plancha y 1 taza de agua con 3 cdas de avena.

Recuerda beber mucha agua durante el proceso, llevar una rutina de ejercicios de por lo menos 20 minutos diarios y evita alimentos fritos, grasosos, comida chatarra y bollería industrial.

¡Aprovecha al máximo las propiedades de la avena!